Principal / Nacionales / La arriesgada travesía de los balseros que huyen de Venezuela para vivir como ilegales en Curazao
Earn Bitcoin. Virtual Mining

La arriesgada travesía de los balseros que huyen de Venezuela para vivir como ilegales en Curazao

En la costa norte de Curazao, se encontraron los cuerpos de seis venezolanos a principios de enero. Willemstad, Curacao January 11, 2018. REUTERS/Umpi Welvaart
En la costa norte de Curazao, se encontraron los cuerpos de seis venezolanos a principios de enero. Willemstad, Curazao, Enero 11, 2018. REUTERS/Umpi Welvaart

 

En la costa norte de Curazao, se encontraron los cuerpos de seis venezolanos a principios de enero. Ramón encuentra “deprimente” que lo llamen balsero. “Entre comillas soy uno de ellos y no me gusta”, se rebela, publica BBC Mundo.

Por Daniel García Marco (@danigmarco)
Enviado especial de BBC Mundo a Curazao

Aunque le incomode, podemos quitarle las comillas que él se pone. Después de tres intentos fallidos, Ramón consiguió por fin cruzar en balsa los 65 kilómetros que separan su país, Venezuela, de la isla de Curazao.

A pocos kilómetros de donde turistas holandeses se alejan del frío del enero europeo y tuestan sus pieles rosadas en playas de arena blanca y aguas turquesas, los venezolanos Ramón, William y Ángel viven encerrados en una casa sin paredes.

Ángel entró por avión a Curazao y se quedó. Ramón y William lo hicieron en balsa hace pocos meses.

Su peligrosa travesía en una pequeña embarcación abarrotada es quizás el reflejo más impactante de la huida que en los últimos meses han emprendido miles de venezolanos que escapan de la crisis económica.

Venezuela, país que tradicionalmente acogió inmigrantes de Europa y luego de toda Sudamérica que veían en el país petrolero una tierra de oportunidades, sufre ahora un éxodo que preocupa a los países vecinos y a los organismos internacionales.

Esta diáspora tiene ramificaciones que llegan hasta Canadá y Europa.

Y a pesar de que el flujo aún no es masivo, alarma especialmente el caso de Curazao, en el pasado destino turístico de los venezolanos con sus tarjetas de crédito y ahora, refugio de inmigrantes.

En enero al menos seis venezolanos fallecieron cuando naufragó su balsa cerca de la costa.
Y más que el número, pequeño comparado con el de otros destinos como Colombia, Chile, España o Panamá, impacta cómo llegan: en barcos de pesca, en balsas.

A principios de enero una de esas embarcaciones naufragó cerca de la costa de Curazao. Se encontraron los cadáveres de seis personas que el viernes 26 de enero fueron repatriados por un avión de la Fuerza Armada venezolana.

“Es deprimente y triste que nos llamen balseros”, me insiste Ramón, que tiene sus jeans y su camiseta Adidas negra manchados de polvo. Junto a William y Ángel trabaja como obrero construyendo una lujosa casa que les sirve ahora de vivienda provisional.

“Nos comparan con Cuba, que es un país pobre, pero Venezuela tiene de todo: petróleo, carbón, oro, bauxita, aluminio”, enumera con la incredulidad que sienten muchos al ver la situación del país.

El servicio de Guardacostas de Curazao guarda las balsas de venezolanos detenidos en altamar.
Como están en situación de ilegales, no puedo mostrar su cara ni dar los nombres completos ni la localización de la casa, aún un esqueleto, donde me contaron sus historias.

En comparación con los seis muertos en el mar en enero y con los 1.200 venezolanos deportados por Curazao en 2017, según los datos del Ministerio de Justicia, la historia de estos tres venezolanos es más afortunada.

Se sienten bien tratados por su patrón y ganan lo suficiente como para mandar un buen dinero y regalos a sus familias en Venezuela. No les importa mucho que, debido a su condición de indocumentados en Curazao, sólo salgan de esa casa sin paredes a comprar comida una vez cada dos semanas.

“A la semana me quería volver”

Ramón llegó en balsa a Curazao en mayo de 2017. Pero ya conocía bien la isla, autónoma desde 2010 aunque sigue bajo soberanía del Reino de Holanda.

En mayo de 2015 entró por avión como turista y se quedó de forma ilegal siete meses. Entonces la situación en Venezuela empezaba a agravarse.

“Tenía una hija de 4 años. Era la primera vez que me separaba de la familia y me pegó. A la semana me quería volver”, recuerda ahora con una sonrisa.

Volvió a casa y al año siguiente probó suerte en Aruba, otra de las Antillas Holandesas, igualmente próxima. A los tres meses fue detenido y tras cuatro días de arresto, deportado.

Ramón, que tiene ahora 39 años, regresó a La Vela de Coro, un pueblo pesquero en la costa norte de Venezuela, en el estado Falcón.

William y Ángel también son de La Vela, como muchos de los venezolanos que venden sus frutas y verduras en Willemstad, la capital de Curazao, una encantadora Ámsterdam caribeña donde se habla holandés y papiamento, un idioma local mezcla de creole y portugués.

En La Vela, Curazao es la tierra prometida.

Miles de familias de esa zona viven desde hace décadas del comercio legal de alimentos entre ambos países. Muchas menos lo hacen del intercambio ilegal, del contrabando. Y en los últimos meses, cientos de lugareños ven la isla como una salida natural para escapar de la crisis, aunque sea en balsa y arriesgando la vida.

El gobierno de Curazao no dispone de cifras oficiales de cuántos venezolanos ilegales se han asentado. Pero hay un dato revelador que me aporta el servicio de Guardacostas. En 2016, 60 venezolanos fueron aprehendidos en altamar. En 2017, esa cifra llegó a 315.

Otros cientos, como Ramón, llegaron a la orilla.

“No me alcanzaba la comida”

Que lo deportaran de Aruba no impidió que Ramón, de regreso a Venezuela, siguiera pensando sólo en una cosa: irse, volver a Curazao. Como fuera. Incluso en balsa.

“No me alcanzaba la comida”, explica con sencillez y contundencia su deseo de emigrar.

Afirma que en 2004 se graduó de Mecánica Industrial en el Instituto Tecnológico de Coro, cerca de La Vela. Su esposa es administradora en una escuela pública y gana un salario mínimo.

“Cada vez teníamos más problemas para comer bien”.

“En julio de 2016 hice mi primer intento. Pagué a los ‘coyotes’ 200.000 bolívares (unos US$ 200 entonces), pero decidí no subirme porque me enteré de que iban a llevar drogas y armas”, cuenta Ramón, que perdió así su dinero por unos escrúpulos que luego tuvo que dejar de lado.

Siga leyendo en  BBC Mundo

Nacionales – LaPatilla.com

Deja tu Comentario

Lea También

De Madrid a Miami, los venezolanos no esperan nada del proceso del #20May (testimonios)

El venezolano Carlos Figueroa observa el atardecer en una calle de Medellin, Colombia  / AFP PHOTO / …